▷ Las 3 etapas del estrés según el Dr. David Hawkins

Las 3 etapas del estrés según el Dr. David Hawkins

Etapas del Stress

El estrés es nuestra respuesta a una amenaza percibida (real o imaginaria) para nuestra seguridad o equilibrio corporal. El estímulo puede ser interno o externo. El stress puede ser físico, mental o emocional.

La investigación básica de la respuesta física del cuerpo al estrés fue realizada por el Dr. Hans Selye y el Dr. Walter Cannon. Selye describió lo que él llamó el “síndrome de adaptación general”. En respuesta a un estímulo estresante, el cuerpo primero pasa por una reacción de alarma, y a continuación, en segundo lugar a un estado de resistencia, y si el estímulo continúa, puede derivar en la tercera etapa del síndrome de agotamiento.

Primera etapa

La reacción de alarma se produce por la vía del cortex cerebral hipotálamo (cerebro inferior) las glándulas suprarrenales el torrente sanguíneo (cortisol y adrenalina). Además, se produce la liberación de hormonas en el cerebro y la estimulación del sistema nervioso simpático del cuerpo. La adrenalina entonces pasa a todos los órganos del cuerpo y los prepara para luchar o huir. Muchas personas, sobre todo en las grandes ciudades, aprender a vivir con la adrenalina “alta” del constante desafío. La amenaza para la supervivencia de la intensa competencia mantiene el flujo de la adrenalina. Por lo general, se deprimen los fines de semana o en vacaciones. Son adictos a la excitación y la estimulación anormal. Se acostumbran a la semi-euforia inducida por los altos niveles de cortisol.

Segunda etapa

La de la resistencia, es la del intento del cuerpo por restablecer el equilibrio homeostático. Implica cambios hormonales y cambios en el metabolismo y el equilibrio mineral. Comúnmente, hay sodio, acompañando la retención de líquidos en los tejidos. A algunos ejecutivos, por ejemplo, se les hinchan los tobillos a medida que pasa la semana, y luego en la noche del viernes tienen frecuentes micciones. Se quejan de una bajada debida a la disminución repentina del nivel de la hormona cortisol. Además de un efecto un tanto eufórico, el cortisol también tiene un efecto anestésico; por lo tanto, durante el período de bajada la producción de cortisol baja, en el fin de semana pueden observarse síntomas físicos que fueron ignorados durante la excitación del trabajo de la semana, y pueden quejarse de muchos achaques y dolores durante el fin de semana que no sentían en el trabajo.

Tercera etapa

Es el agotamiento. Si el estrés continúa sin cesar más allá de la capacidad de los mecanismos de defensa del cuerpo, con el tiempo empiezan a fallar. El estado de agotamiento adrenal se establece. Las defensas del cuerpo se han vuelto demasiado débiles para contrarrestar los efectos del estrés. Se suprime el sistema inmune. Los órganos del cuerpo comienzan a mostrar cambios patológicos debido a la larga exposición a las hormonas del estrés. Las reservas de energía del cuerpo se han agotado, lo que conduce con el tiempo a la enfermedad, y finalmente a la muerte del organismo.

Durante la reacción aguda de alarma, se detiene la motilidad del estómago, se detiene la digestión, y el suministro de sangre al revestimiento del estómago se reduce. A medida que el estrés continúa, debido al desequilibrio del sistema nervioso y a los cambios hormonales, se produce la hiperacidez y la sobre-producción de enzimas digestivas. El aumento exagerado de enzimas digestivas y ácido clorhídrico, actúa sobre la mucosa gastrointestinal debilitándola, derivando en úlcera, produciendo las úlceras por estrés. Por el estrés continuo, las úlceras pueden producir hemorragia o perforarse y precipitar una catástrofe médica. En otros casos, la reacción al estrés crónico o anormal puede ser insuficiente para producir ácido clorhídrico o enzimas, lo que deriva en indigestión crónica y mala nutrición.

Además del tracto gastrointestinal, el sistema cardiovascular también reacciona al estrés por una reacción de alarma. A medida que el estrés se vuelve crónico, el corazón, los vasos sanguíneos, y los riñones pueden dañarse derivando en hipertensión y/o enfermedades coronaria. El estrés es finalmente responsable de derrames cerebrales, ataques cardíacos e hipertensión, que son en conjunto las principales causas de muerte en los Estados Unidos.

Dr. David R. Hawikns, del libro Dejar ir.

Por:

Top