▷ Las 7 toxicidades según el Dr. Rashid Buttar

Las 7 toxicidades según el Dr. Rashid Buttar

El Doctor Buttar es uno de los médicos que ha alzado su voz para sacar la verdad a la luz en la actual pandemia mundial.

En muchos de sus videos y charlas con otros profesionales, menciona su lista de 7 toxicidades incluídas en su libro «Los 9 pasos para mantener lejos al doctor» (The 9 Steps to keep the doctor away). A continuación un resumen del capítulo traducido al español.


Mi experiencia al haber trabajado con varios miles de pacientes de todo el mundo me ha enseñado que la gran mayoría de las toxinas provienen de siete fuentes principales. Hablo con conocimiento de primera mano cuando digo que si estas siete toxicidades se abordan y se eliminan de manera efectiva – siendo «efectivamente» la palabra operativa «clave» aquí – la gran mayoría del estrés oxidativo se elimina. Cuando esto ocurre, la enfermedad crónica, por definición, simplemente no puede existir. Se hace imposible que la enfermedad crónica se instale en un cuerpo en el que la carga oxidativa es mínima o inexistente porque la causa (toxicidad) ya no está presente para inducir el aumento de la carga de estrés oxidativo que conduce a la enfermedad crónica. Repasemos y exploremos estas siete toxicidades.

1. Toxicidad de metales pesados 

Los metales pesados incluyen el mercurio, el plomo, el antimonio, el níquel, el cadmio, el estaño, el arsénico, el uranio y muchos otros. Además de causar un importante daño oxidativo, los metales pesados son doblemente peligrosos porque, al ser de naturaleza metálica, tienen la capacidad de desplazar muchos de los minerales esenciales que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. Estos minerales incluyen, entre otros, el magnesio, el cobre, el manganeso, el zinc y el selenio. Tu cuerpo necesita estos minerales esenciales para hacer funcionar las diversas vías metabólicas de tu motor interno. Añadiendo el agravio de reemplazar nutrientes esenciales, los metales pesados y (el mercurio en particular) causan estragos adicionales en el sistema endocrino, que regula los niveles hormonales. Y como si esto fuera poco, algunas personas pueden incluso tener problemas adicionales debido a tener una alergia al metal en cuestión.

2. Toxicidad de Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP)

La segunda categoría se la conoce como persistentes porque tienden a «persistir» en el cuerpo y son extremadamente difíciles de quitar. Algunos de estos COP pueden continuar durante generaciones, pasando de madre a hija y afectando a ambos sexos mientras aún están en el útero. Muchos de ellos incluyen insecticidas de los años 50 y 60. Aunque ya no se permiten ni se utilizan, sus efectos siguen causando defectos de nacimiento en los niños dos generaciones más tarde.

En el año 2000, el Congreso de la Organización Mundial de la Salud se reunió en Sudáfrica para examinar las consecuencias de los doce compuestos orgánicos y contaminantes más mortíferos. Hubo un esfuerzo concertado para que los países industrializados llegaran a un acuerdo para comenzar a eliminar estos elementos peligrosos del medio ambiente, porque ahora estaban claramente implicados en la causa de numerosos procesos de enfermedad. Estos compuestos orgánicos y contaminantes mortales incluyen el DDT, los PCB, las dioxinas, el clordano, los furanos y otros insecticidas.

Incluso si todos los países industrializados dejaran inmediatamente de usar estas sustancias, estos COP ya tienen una ventaja monumental. Por ejemplo, el producto químico tóxico «más reciente» se introdujo en 1957, hace más de cincuenta años, y el más antiguo se utiliza desde 1913, hace casi cien años. Estos COP existen en pesticidas, insecticidas, barnices, soluciones de limpieza y prácticamente todos los productos en una lata de aerosol, una botella debajo del fregadero de la cocina o en el garaje en este momento. Ten cuidado al usar cualquier producto químico, no importa cuán seguro diga que es el fabricante.

3. Toxicidad de los oportunistas

La tercera toxicidad representa las infecciones oportunistas, que incluyen bacterias, virus, parásitos, levaduras y una serie de otras criaturas. Las llamo las oportunistas porque estos organismos necesitan una oportunidad antes de que puedan establecerse en el cuerpo. El ambiente adecuado debe ser creado para que puedan sobrevivir y prosperar. Esta tercera clase de toxicidad es en realidad muy dependiente de la primera y segunda toxicidad, porque los metales pesados y los COP suprimen el sistema inmunológico y hacen que el cuerpo sea vulnerable a los patógenos oportunistas.

Los oportunistas son la única clase de las siete toxicidades que la medicina moderna ha abordado de manera razonablemente justa, con antibióticos, antivirales, antifúngicos y demás. Sin embargo, los profesionales médicos han fallado miserablemente en establecer por qué hay tantos patógenos infecciosos hoy en día que en años pasados. Nadie ha considerado la primera y la segunda toxicidad como la causa del aumento desenfrenado de las infecciones oportunistas, al que contribuye también la resistencia a los medicamentos por el uso excesivo de antibióticos y otros medicamentos.

Además, el problema de por qué una persona contrae una infección en particular y otra no, nunca ha sido abordado. La respuesta se debe a la variación en el sistema inmunológico de las personas debido a las diferencias en el tipo y la cantidad de carga tóxica que cada uno lleva, lo que causa el declive del sistema inmunológico. El problema, aunque estos medicamentos funcionen, es que si no se aborda la causa subyacente de la inmunosupresión, el problema (la infección) volverá a aparecer.

4. Toxicidad energética

Las tres primeras toxicidades discutidas son objetivamente medibles. Las cuatro restantes son un poco más esotéricas. La toxicidad energética incluye todas las ondas de energía de alta potencia que pasan por encima, debajo y a través de nuestros cuerpos todos los días. En la sociedad moderna, nuestros cuerpos son bombardeados por la toxicidad energética de cosas que no podemos ver, desde la radiación electromagnética de las líneas eléctricas y microondas hasta la radiación ambiental de los teléfonos celulares, los sistemas militares de radar, los televisores y las pantallas de los ordenadores. Y esta cuarta toxicidad está aumentando a un ritmo exponencial asombrosamente rápido.

El nivel de radiación ambiental de los teléfonos celulares al que estamos expuestos es sólo un ejemplo de toxicidades energéticas. ¿Qué posibles implicaciones podrían tener los teléfonos celulares en términos de toxicidad? El Dr. George Carlo, abogado e investigador del Science and Public Policy Institute, llevó a cabo un estudio sobre la radiación y el cáncer de los teléfonos celulares en la década de 1980, mucho antes de la explosión del uso de los celulares. El estudio fue patrocinado conjuntamente por el gobierno federal y un fabricante de teléfonos celulares. El objetivo era demostrar que la radiación de los teléfonos celulares no causaba cáncer, pero desafortunadamente, sus datos demostraron justo lo contrario.

El Dr. Carlo me explicó en persona que de 1984 a 2004, los primeros mil millones de teléfonos celulares entraron en el mercado mundial. Sólo tomó los siguientes dieciocho meses, no veinte años, para que aparecieran los segundos mil millones. Menos de un año después, los terceros mil millones de teléfonos celulares inundaron nuestras ondas. Como resultado, la radiación de los teléfonos celulares en el ambiente ha aumentado en un 500.000 por ciento en la última década en el área urbana promedio.  En su libro «Teléfonos celulares»: Peligros Invisibles en la Era Inalámbrica, el Dr. Carlo reportó que la tasa de muerte por cáncer cerebral era mayor entre los usuarios de teléfonos celulares. Debido a que la compañía de teléfonos celulares patrocinó la investigación, reclamaron la propiedad de los datos e impidieron su liberación. Pero el Dr. Carlo escribió varios libros sobre el tema que revelaron el impacto en la salud y el medio ambiente de esta toxicidad.

5. Toxicidad psico-emocional

Todo el mundo debería tomar una terapia en algún momento de su vida. Algunos de nosotros podemos necesitar más que otros… y sólo estoy siendo parcialmente gracioso aquí. Debería haber un «campo de entrenamiento emocional», siempre y cuando el terapeuta se abstenga de prescribir un medicamento. No me importa si creciste como los Brady Bunch y todos los problemas de tu familia se resolvieron en el transcurso de treinta minutos, las mochilas emocionales están presentes para todos nosotros. En realidad, si realmente vienes de una de esas familias donde todos son felices todo el tiempo y nadie discute porque están «bien», ¡deberías buscar terapia inmediatamente!

Como sociedad no tenemos idea del poder que tiene nuestra mente para protegernos suprimiendo las emociones y a veces incluso ocultándolas para que nuestra mente consciente no tenga que lidiar con estos temas dolorosos. Yo era un joven médico de unos veinte años y acababa de casarme por primera vez, y mi madre no aprobaba a mi esposa. Las herencias familiares y las culturas son profundas en la mayoría de nosotros, pero mi familia tiene más de lo que les corresponde. Mi madre estaba tan traumatizada por mi acción que literalmente tuvo una crisis nerviosa.

Lo sepas o no, tus células tienen su propia inteligencia. También tienen una memoria que es completamente independiente de tu intelecto consciente. Los atletas y bailarines saben lo que es la «memoria muscular». Cuando entrenas una y otra vez y llega el momento de competir, tu cuerpo recuerda todas las acciones necesarias, automáticamente, sin que tengas que pensar. De manera similar, los terapeutas que tratan traumas y el trastorno de estrés postraumático a menudo utilizan intervenciones físicas en lugar de «terapia de conversación» porque es ahí donde se almacenan esos recuerdos, dentro del cuerpo, como la memoria muscular.

El vínculo entre la salud física y la salud mental ya no es objeto de debate. Por ejemplo, todos los pacientes que sufren de cáncer que he visto, no comenzaron a recuperarse hasta que abordaron sus problemas emocionales. Sólo aquellos que fueron capaces de aceptar y liberar su ira, de perdonar y elegir amar incondicionalmente tienen una oportunidad de ganar la batalla. El Dr. Ryke Geerd Hamer, un oncólogo alemán cuyo hijo murió trágicamente en un accidente de caza en 1978, ha hecho un trabajo notable en este campo. Él y su esposa sufrieron intensamente la pérdida de su hijo. Eventualmente, el Dr. Hamer desarrolló un cáncer testicular y su esposa un cáncer de mama, del cual falleció. Finalmente descubrió que había un vínculo psico-emocional con todos los cánceres y finalmente se curó a sí mismo. Decenas de miles de personas han leído sus libros y acreditado sus remisiones a su trabajo.

6. Toxicidad de la comida

La sexta toxicidad implica la modificación genética de los alimentos, la manipulación e irradiación de lo que hacemos con las sustancias que consumimos, y las cuestiones inmunológicas que rodean la producción de alimentos modernos. La preocupación es que estas formas de manipulación de alimentos son muy nuevas e inexploradas y simplemente no tenemos ninguna idea de sus implicaciones para la fisiología humana. Las ramificaciones podrían ser desastrosas.

¿Quién quiere correr el riesgo de consumir estos artículos y luego esperar a ver cuáles son los efectos en veinte años? La modificación genética de los alimentos manipula la esencia misma de estas sustancias alimenticias alterando el ADN. Cuando se ingiere e incorpora a nuestros cuerpos, este ADN alterado se convierte en parte de nuestra propia esencia. El ADN alterado tiene el potencial de dañar o, peor aún, incorporarse a nuestro propio código genético.

El ADN del maíz, la soja y otros productos ya han sido modificados genéticamente, pero la pregunta es, ¿qué le hará al ADN dentro tuyo cuando lo consumas?

Además, tu cuerpo puede no reconocer esta sustancia genéticamente modificada como alimento, ya que ha sido alterada de su estado genético original. Cualquier cosa extraña al cuerpo es un antígeno, del cual el cuerpo producirá anticuerpos, dando lugar potencialmente a una serie de nuevas enfermedades autoinmunes. Hay demasiadas preguntas sin respuesta.

La regla más fácil es evitar completamente los productos de organismos genéticamente modificados (OGM) y los productos irradiados.

Recuerda, si fue cambiado de alguna manera de su forma original, dada por Dios, no pertenece a tu cuerpo. Vuelve al consejo: Dado por Dios = Bien. Hecho por el hombre = Locura.

7. Toxicidad espiritual

La toxicidad espiritual es mi toxicidad favorita para discutir y la menos favorita de la mayoría de la gente porque toca un ámbito muy sensible y personal de la vida. Y aunque nunca es mi intención, alguien suele terminar ofendiéndose.

Una persona tiene toxicidad espiritual cada vez que siente que alguien no tiene el derecho de creer algo que contradice su propia doctrina personal. Es esta rigidez de su filosofía personal es la que causa esta toxicidad.

Cuanta más flexibilidad y aceptación tenga uno, menos probable es que sufra de esta toxicidad. Las acciones de una persona con la séptima toxicidad, en el mejor de los casos, son molestas. En el peor de los casos, pueden ser criminales y asesinas. En cualquiera de los casos, una persona espiritualmente tóxica reclama superioridad sobre otro ser humano, declarando que no tiene derecho a existir simplemente porque tiene una creencia diferente. De hecho, a lo largo de la historia se han matado más personas en nombre de Dios que todas las demás causas de muerte juntas. Entonces, ¿cómo es que a lo largo de la historia, todas las religiones creen que Dios es un Dios amoroso y misericordioso, y sin embargo se matan entre sí en nombre de Dios?

El gran filósofo oriental y padre del taoísmo, Lao Tzu, dijo que de bebés, somos suaves y flexibles, como la hierba que se agita en el viento. A medida que crecemos, nos volvemos duros, quebradizos como cañas y nos rompemos fácilmente. Para hacer una analogía interesante aquí sería que la flexibilidad denota fuerza. Cuanto más fuerte eres, más flexible eres, lo que significa que cuanto más fuerte sea tu creencia en Dios, más flexible y aceptante debes ser. Asegúrate de que permaneces lo suficientemente fuerte para doblarte, sin importar tu creencia.

Un agente externo

Ya sea que se trate de un metal pesado, radiación de celular, relaciones negativas o fanatismo religioso, la toxicidad es un agente externo. Tu cuerpo es el estándar de oro en el funcionamiento mecánico eficiente. Seguirá sirviéndole bien durante toda su vida a menos que permita una o más de estas toxicidades ingrese. A todos se nos ha enseñado una y otra vez que somos víctimas de nuestra genética. ¿Cuántas veces has oído a alguien decir que su padre, madre, hermano o hermana tenía una condición particular, y que estaban esperando el momento de tenerla? La ciencia ha demostrado claramente que esto simplemente no es así. No somos víctimas indefensas de nuestros genes.

Desafortunadamente, mucha gente casi le abre las puertas a la enfermedad, en completa resignación. Recuerden: donde va la atención, fluye la energía. La mayoría se basaban en los sólidos principios de la fisiología humana. No es de extrañar que la mayoría de mis pacientes se recuperen de forma asombrosa. Desde la comida que comemos hasta los pensamientos que pensamos, elegimos, momento a momento, lo que ponemos en nuestros cuerpos. Cuando elegimos eliminar las toxinas de nuestros cuerpos y nos negamos a permitir que vuelvan a nuestro propio entorno, es imposible que exista una enfermedad crónica. Y ahí está el verdadero poder.


El Dr. Rashid A. Buttar, se graduó en la Universidad de Medicina Osteopática y Ciencias de la Salud, en la Facultad de Medicina y Cirugía. Se formó en Cirugía General y Medicina de Emergencia y sirvió como Cirujano de Brigada y Director de Medicina de Emergencia mientras servía en el Ejército de los Estados Unidos. Está certificado por la junta en Toxicología Clínica de Metales, Medicina Preventiva, es elegible para la junta en Medicina de Emergencia y ha logrado el estatus de becario en tres sociedades médicas separadas. Es Director Médico del Centro de Medicina Avanzada e Investigación Clínica de Cornelius, Carolina del Norte, que se especializa en atender las necesidades de los pacientes que padecen enfermedades crónicas, «fallos de tratamiento», condiciones «difíciles de diagnosticar», cáncer, autismo, enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurodegenerativas, toxicidad ambiental, toxicidad por metales pesados, toxicidad química y trastornos del metabolismo. También tiene un interés especial en la medicina preventiva, la medicina de la longevidad y la mejora del rendimiento. https://www.askdrbuttar.com

Top