Inicio » Blog » Los tambores y la sincronización de hemisferios cerebrales

Los tambores y la sincronización de hemisferios cerebrales

En el libro «Cuando las mujeres eran las percusionistas» (When the Drummers Were Women) de Layne Redmond encontré este fragmento que confirma el gran aporte de la música al estado de cerebro integrado.


Los estudios neurológicos indican que el cerebro está dividido en dos hemisferios que comparten el control de la actividad mental. En los niños muy pequeños se desarrollan como uno solo, pero alrededor de los cinco años de edad cada hemisferio comienza a especializarse. El cerebro derecho funciona como el centro creativo. Es el área de la memoria visual, auditiva y emocional, y procesa la información en términos holísticos e intuitivos, basándose en el reconocimiento de patrones. El cerebro izquierdo es el administrador, lo que a veces llamamos la mente racional. Procede de manera lógica, analítica, verbal y secuencial. La información entrante es identificada, clasificada y explicada.

Si un hemisferio está dañado, el otro es capaz, dentro de los límites, de asumir sus funciones. Normalmente, el pensamiento, los recuerdos, las asociaciones mentales, las ideas y los procesos de cada hemisferio son algo inaccesibles para el otro. En estado de conciencia ordinaria, el cerebro izquierdo o el derecho domina en ciclos que duran desde treinta minutos hasta aproximadamente tres horas. Pasamos de un lado a otro dependiendo de las habilidades que necesitemos.

No sólo los dos hemisferios de nuestro cerebro funcionan de modo diferente, sino que también suelen funcionar a ritmos diferentes. El cerebro derecho puede estar generando ondas alfa mientras que el izquierdo está en estado beta. También,  ambos hemisferios pueden estar generando el mismo tipo de ondas cerebrales, pero permanecen desincronizados entre sí. Pero en estados de intensa creatividad de meditación profunda, o bajo la influencia del sonido rítmico, ambos hemisferios pueden empezar a funcionar en el mismo ritmo sincronizado. Este estado de funcionamiento unificado de todo el cerebro se llama sincronización hemisférica.

A medida que los ritmos de los dos hemisferios se sincronizan, hay una sensación de claridad y una mayor conciencia. Aumenta la sensación de autoconciencia y la separación desaparecen. El individuo es capaz de operar en ambos hemisferios, el izquierdo y el derecho, simultáneamente. La sincronización hemisférica en el nivel alfa puede crear sentimientos de euforia, poderes mentales ampliados y una intensa creatividad. Esta puede ser la base neurológica de los estados de conciencia más elevados.

Muchas prácticas religiosas antiguas parecen haberse originado en intentos de inducir la experiencia trascendente de la sincronización hemisférica. Cantar rítmicamente mientras se contemplan figuras geométricas -como la combinación tántrica de mantra y yantra- facilita la sincronización al comprometer simultáneamente las habilidades verbales de un hemisferio y las habilidades visuales del otro.

Debido a que cada hemisferio controla las habilidades motoras de cada mitad del cuerpo, el movimiento rítmico también puede afectar a la sincronización. La danza rítmica, acompañada de música y cánticos, era una parte integral de la experiencia religiosa precristiana, a menudo llevando al bailarín a un estado de éxtasis parecido al de un trance.

El tambor es quizás la forma más efectiva de inducir la sincronización de las ondas cerebrales. Se ha descubierto que la comprensión musical es una función conjunta de los hemisferios izquierdo y derecho. Andrew Neher llevó a cabo una serie de experimentos que mostraron que los ritmos del tambor actúan como un mecanismo de conducción auditivo, capaz de llevar las ondas cerebrales del sujeto a los estados alfa o theta. Nuestra cultura valora mucho las funciones del cerebro izquierdo y las ha asociado con características masculinas; como resultado, los hombres han sido educados para desarrollar una especialización asimétrica en el funcionamiento del cerebro izquierdo. Y ha calificado las funciones del cerebro derecho como características femeninas «inferiores», creando una división y devaluación de la mitad de nosotros mismos. En el impulso para desarrollar el cerebro izquierdo, hemos descuidado el potencial del cerebro derecho y también hemos olvidado las técnicas para sincronizar ambos hemisferios.

Del libro: When The Drummers Were Women

Layne Redmond (1952-2013) fue una percusionista americana, experta en frame drum (tambor de marco), escritora, maestra, historiadora y especialista en mitos. Entre sus discos se encuentran: The Wave of Bliss, Invoking the Muse, Trance Union, Since the Beginning. Entre sus discos para meditación: Chakra Breathing Meditation, Chanting the Chakras, Heart Chakra Meditations. She also authored a chakra meditation guide titled Chakra Meditation. Fue la primera mujer del mundo en tener una serie firmada de instrumentos de percusión de la marca Remo. En 1997 lanzó su libro «When the Drummers Were Women: a Spiritual History of Rhythm», una exhautiva investigación sobre los orígenes de los rituales y los tambores en manos de las mujeres.

Esta web utiliza cookies. Al hacer clic en Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos. Más info   
Privacidad